casa-alella

Los 3 beneficios de vivir en Alella

Alella es una población de la costa del Maresme situada entre la cordillera del litoral y tan sólo a 9 kilómetros del mar. HJapón considera vivir en Alella una de las mejores opciones en la zona del Maresme, bien por su privilegiada situación geográfica, cerca de la ciudad de Barcelona y sus excelentes y lujosas viviendas, que la convierten en una ciudad-dormitorio entre las más distinguidas del litoral.

Calidad de vida

Si lo que buscas son casas con encanto en Alella, esto no supondrá un gran problema. Este pueblo de carácter mediterráneo situado en la costa del Maresme, cerca de la ciudad de Barcelona, HJapón cuenta con bonitas casas en la zona para que hagas de Alella tu lugar donde vivir. Otro de los beneficios de vivir en Alella es que la localidad está alejada de ambientes un poco más noctámbulos (como Malgrat de Mar o Calella de Palafrugell).

Vivir en Alella es encontrar el equilibrio perfecto que supone residir en una localidad de 9.000 habitantes con identidad de pueblo en el litoral Barcelonés pero fuera del caos de la ciudad.

Ubicación perfecta

Alella es un oasis en el Maresme, donde los índices de paro son bajos y se trata de un municipio residencial y tranquilo. Es por eso que desde HJapón destacamos su buena situación geográfica entre los principales beneficios de vivir en Alella. Tan sólo a 15 minutos de la gran ciudad de Barcelona y con una red de transporte urbano de calidad: un autobús que la conecta con el centro de Barcelona trece veces al día u un bus lanzadera que enlaza con la estación del tren con una frecuencia de paso de 20 minutos.

Clima suave

Entre los beneficios de vivir en Alella cabe destacar su microclima mediterráneo, donde el invierno suele ser suave y durante el verano se goza de cálidos días mientras por la noche refresca. Esa es una de las ventajas de vivir en el Mediterráneo, donde puedes contar con innumerables días soleados y propiedades con luz natural y disfrutar a la vez de la brisa marina que atempera el clima. Una prueba de este clima confortable son los viñedos plantados en la localidad, que también harán de vivir en Alella un deleite para los amantes del buen vino.