alberca

Ventaja e inconvenientes de las piscinas de agua salada

Sustituir la tradicional agua clorada por agua salada está de moda en el mundo de las piscinas. Su éxito reside en la sensibilidad de muchas personas al cloro, que puede irritar piel y ojos, aunque también contribuye el aire exclusivo que puede aportar a una piscina, ya sea pública o privas, cubierta o al aire libre.

Pero, ¿cómo se consigue? Básicamente se trata de sustituir el cloro común por un clorador salino, que se integran en el sistema de filtrado de la piscina y aprovechan la sal para generar cloro gaseoso mediate electrólisis, el cual se disuelve en el agua y actúa como desinfectante. pero que nadie crea que el resultado será un agua tan salada como la marina, en absoluto. De hecho, este clorador salino hará que el grado de salinidad de tu piscina sea entorno al 10% que el del mar, y la sal que se utiliza es cloruro de sodio, sal común como la que se usa con fines culinarios.

 

Ventajas

Si te preguntas si, además del mero capricho, dotar tu piscina de este tipo de agua conllevará alguna ventaja, la respuesta es que sí. Para empezar, se trata de un procedimiento completamente ecológico y respetuoso con la naturaleza, ya que lo que genera el clorador salino es hipoclorito, que cuando se descomponga se volverá a convertir en sal.

Además de ecológica, también se trata de una opción económica, tanto por el precio de los productos como por el mantenimiento que requiere. Usar un clorador salino ayuda a mantener unos niveles más estables, con lo que se usa menos producto y dedicamos menos tiempo al mantenimiento.

Por otro lado, la concentración de cloro con este sistema nunca será excesiva, por lo que evitaremos reacciones alérgicas o accidentes al manejar el cloro convencional.

Y además, lo mejor es que este tipo de piscina puede incorporar cualquier tipo de accesorio como pueda ser una cubierta para la piscina, así como cualquier tipo de fondo y mosaico de la antigua grecia.

 

Inconvenientes
El único inconveniente que puede atribuirse a las piscinas de agua salada es el coste de instalación que requiere el sistema de cloración salina. Pero este gasto puede tomarse como una inversión que se amortizará a largo plazo gracias al ahorro en productos químicos y la obtención de un agua de mejor calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *