blefaroplastia1

El antes y el después de la blefaroplastia

Si uno quiere entender el antes y el después, se sebe partir de que podemos corregir el problema con esta intervención de oculoplastia, una de las operaciones que son más frecuentes en este ámbito de la salud. Los pacientes que se la realizan, como de la blefaroplastia superior o inferior, mostrando signos de envejecimiento en la mirada.

Muchos de ellos tienen bolsas en la parte inferior de los ojos. El objetivo de esta operación es recuperar, tanto el brillo como la expresividad de la mirada, borrando los signos del envejecimiento.

Los resultados que se dan en esta intervención suelen ser muy buenas y se aprecian de una manera francamente rápida, dependiendo de que el paciente tenga un respeto a los pertinentes cuidados postoperatorios que le serán indicados por el cirujano, los cuales pueden ser los siguientes (los más comunes):

Se debe dormir boca arriba para no alterar la zona.

Lavar con mucho cuidado la parte donde se hizo la intervención para evitar que se irrite cara a prevenir las posibles infecciones. El paciente tiene que realizarse las curas todos los días siguiendo las indicaciones del equipo médico que le atiende

No debe uno maquillarse en las semanas posteriores a la operación.

No hay que hacer esfuerzos físicos en los primeros días tras la intervención.

Usar los medicamentos (gotas o pastillas) fijados por el médico en la forma y según la pauta establecida por el médico.

Muchas veces, el oftalmólogo aconseja usar compresas frías o colocar hielo sobre los ojos para reducir la inflamación.

Debemos huir de la exposición al sol al menos hasta un mes después de la operación para favorecer una buena cicatrización y que baje la inflamación.

Normalmente los resultados de la blefaroplastia se aprecian cuando pasan dos semanas de la intervención. A partir de la sexta semana en la que el oftalmólogo pueda evaluar los resultados definitivos, todo dependiendo de las peculiaridades de cada paciente.

Después de que se realiza la intervención, lo más normal es que el oftalmólogo haga un seguimiento del paciente, donde se comprueba es que la recuperación avanza en la dirección adecuada. El médico es el que tiene que acordar con el paciente una serie de plazos parara que pueda tener una vida similar a la que tenía antes de operarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *