diy

Cómo limpiar los sellos para empresas

En la oficina, utilizamos constantemente, ya sea en informes, envíos, sobres y otro tipo de documentos, los sellos para empresas. Generalmente, se trata de sellos de goma o de caucho que nos facilitan estampar el logo y ciertos datos de nuestra compañía en superficies como folios o carpetas de papel y cartón.

Sin embargo, también es cierto que estos utensilios se terminan manchando con el paso del tiempo, por lo que el sello que intentamos depositar sobre un papel puede convertirse, contra todo pronóstico, en un sucio borrón que nos hará perder un folio entero, dado que no podremos presentarlo bajo esas circunstancias a un cliente.

Así pues, debemos acostumbrarnos a comprobar, de vez en cuando, si el sello está en buen estado. Y si está sucio, tenemos que limpiarlo. ¿Sabes cómo hacerlo?

Los sellos de caucho o de goma no necesitan un mantenimiento exhaustivo, ya que son realmente resistentes, pero debemos emplear un método de limpieza –muy sencillo, por cierto- que te ayudará a mantenerlos en perfecto estado y a permitir que duren el máximo tiempo posible.

En diferentes tiendas, puedes encontrar productos específicos y dedicados a la limpieza de los sellos de goma. Pero, a continuación, te traemos una opción mucho más económica y que no implica el uso de productos de limpieza agresivos.

Paso a paso de la limpieza

Cuando acabes de sellar algo, rompe un trozo de papel de cocina absorbente y úsalo para estampar sobre él hasta que el sello apenas deje marca. En ese momento, deberás pasar al siguiente paso: limpia el sello usando una toallita húmeda, que sea sin alcohol, de las que se emplean para limpiar a los bebés. Pásala por el caucho sin miedo, haciendo hincapié en cada detalle, en cada recoveco, y mucha atención con los bordes, que tienden a acumular restos de tinta que pueden resultarte traicioneros si no los limpias bien.

En vez de la toallita, puedes usar agua y un cepillo de cerdas suaves. Frota cuidadosamente e incide en los bordes, tal y como te hemos aconsejado previamente. También puedes añadir un poco de jabón neutro, que le dará más eficacia a la limpieza.

Utiliza el mismo papel de cocina que antes y seca el sello. Asegúrate de que no quede ningún resto de jabón. Cuando acabes, deja que se acabe de secar al aire.

Errores que no debes cometer

-Nada de emplear productos de limpieza agresivos, como detergentes. Si, por algún motivo, te interesa emplear un producto químico, la mejor opción es comprar el limpiador específico del que te hemos hablado anteriormente.

-No dejes el sello al sol o en un lugar húmedo, o podría estropearse.

-Evita guardarlo hasta que hayas comprobado que está seco del todo.

¡Con estos consejos, conseguirás que tus sellos de caucho o de goma se mantengan como nuevos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *