mochila con ruedas

Cuidar la espalda de los pequeños escolares

Cuando nuestros hijos empiezan a ir al colegio cargando pesadas mochilas, es lógico que nos preocupemos. Y que nos preguntemos si no sería mejor optar por mochilas con ruedas. Al fin y al cabo, les puede acarrear problemas de salud a lo largo de toda su vida.

Las malas posturas y los dolores de espalda pasan factura al niño desde edades tempranas, y, al tratarse de un cuerpo y organismo en pleno crecimiento, un simple vicio postural puede terminar siendo un defecto estructural. Y entonces, aparecen lesiones y problemas diversos que requieren de tratamiento y de cuidados médicos.

Recomendaciones

Los médicos siempre recomiendan que el niño no cargue en su mochila con más del 10 por ciento de su propio peso corporal. Pero la mochila tradicional no es la única culpable de los problemas en la espalda, ya que la de ruedas también debe transportarse correctamente, cambiando de brazo y de agarre de vez en cuando. Asimismo, hay que cuidar de que no se genere una rotación del tronco que puede ser nociva.

Al mismo tiempo, los pequeños deben aprender a sentarse correctamente en la silla, y evitar hacerlo con la pelvis en la punta de la silla y los hombros apoyados en el respaldo. Esta postura, sin embargo, no sólo la adoptan en clase, sino también, en su tiempo libre, ante el ordenador, o jugando con la consola o el móvil. Y esto les puede acarrear problemas como la cifosis, una curva de la espalda hacia atrás, que puede desencadenar problemas aun mayores.

Consecuencias y prevención

Lo peor de todo es que, como imaginarás, estos errores tienen malas consecuencias a largo plazo, y empeoran la calidad de vida del adulto con problemas como artrosis y deformidades degenerativas, dolor habitual y, por consiguiente, mayor riesgo de bajas laborales.

Para prevenir, lo mejor que se puede hacer es practicar deporte desde edades tempranas para mejorar el tono muscular. Los médicos recomiendan deportes que empleen todo el cuerpo de manera simétrica: baloncesto, fútbol, natación, atletismo, vóley, etc.

Además, no debemos dejar de lado la corrección de la postura. Debemos inculcarle al niño que tiene que aprender a sentarse correctamente o lo pagará con su salud en el futuro.